Clínica Urológica San Lucas

Citas ☎

(+502) 7763.7933 - 4008.0861

 

¿QUÉ ES UNA INFECCIÓN URINARIA?

 

Una infección urinaria (UTI por sus siglas en inglés) es una infección de cualquier parte de la misma. Las infecciones son causadas por bacterias—organismos diminutos que son solo visibles bajo un microscopio. La causa más común de las UTI son las bacterias. Por lo general, las bacterias que entran en las vías urinarias se eliminan rápidamente del cuerpo antes de que causen síntomas. Pero a veces superan las defensas naturales del cuerpo y causan infección.

 

¿Qué son las vías urinarias?

Las vías urinarias forman el sistema de drenaje que tiene el cuerpo para eliminar los materiales de desecho y el exceso de agua. Las vías urinarias incluyen dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Los riñones son dos órganos con forma de frijol; cada uno tiene, más o menos, el tamaño de su puño. Están ubicados justo debajo de la caja torácica, uno a cada lado de la columna vertebral. Cada día, los dos riñones procesan alrededor de 120 a 150 cuartos de galón de sangre para producir alrededor de 1 a 2 cuartos de galón de orina, compuesta de desechos y el exceso de agua. La orina fluye desde los riñones a través de dos tubos estrechos llamados los uréteres. Luego la orina se almacena en un órgano en forma de globo que se llama vejiga, y se vacía a través de la uretra, un tubo al final de la vejiga.

 

¿Quiénes contraen las UTI?

Las personas de cualquier edad o sexo pueden tener una UTI. Las UTI son cuatro veces más frecuentes en las mujeres que en los hombres. Las mujeres tienen la uretra más corta, lo que aumenta la posibilidad de que las bacterias lleguen a la vejiga. Además, la abertura de la uretra femenina se encuentra cerca de la vagina y del ano, lugares donde hay bacterias. Las mujeres que usan un diafragma tienen más probabilidades de tener una UTI que las mujeres que usan otros métodos anticonceptivos.

 

Otras que tienen alto riesgo de padecer una UTI son las personas

• con diabetes o problemas con el sistema de defensa natural

   del cuerpo

• que necesitan un tubo para drenar su vejiga

• con problemas en las vías urinarias que bloquean el flujo de

   orina

• con lesiones en la columna vertebral u otros daños en los

  nervios que circundan la vejiga

 

¿Las UTI son graves?

La mayoría de las UTI no son graves, pero algunas infecciones pueden causar problemas serios. Las infecciones crónicas del riñón—infecciones que se repiten o duran un largo tiempo—pueden causar daño irreversible. Este daño puede incluir cicatrización en los riñones, función renal disminuida, presión arterial alta y otros problemas. Ciertas infecciones agudas del riñón—infecciones que se desarrollan de repente—pueden poner en riesgo la vida, sobre todo si las bacterias entran por el flujo sanguíneo, una afección llamada septicemia.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas de una UTI?

Consulte a su proveedor de atención médica si tienen alguno de estos signos o síntomas:

 

• una sensación de ardor al orinar

• necesidad frecuente e intensa de orinar, aunque haya poca

  orina que eliminar

• dolor en la espalda o en el costado, debajo de las costillas

• orina turbia, oscura, sanguinolenta, o con olor fuerte

• fiebre o escalofríos.

 

 

¿Cómo se diagnostican las UTI?

Los proveedores de atención médica diagnostican las UTI haciendo preguntas sobre sus síntomas y luego analizando una muestra de su orina. Se analiza la orina con un microscopio para buscar bacterias y los glóbulos blancos, los cuales son producidos por el cuerpo para combatir las infecciones. Si bien se pueden encontrar bacterias en la orina de personas sanas, el diagnóstico de una UTI se basa tanto en los síntomas como en los análisis de laboratorio.

 

Si usted tiene infecciones repetidas o se encuentra en el hospital, pueden hacerle un cultivo de orina. El cultivo se hace colocando una parte de la muestra de orina en un tubo o plato con una sustancia que favorece el crecimiento de cualquier bacteria presente. Una vez que las bacterias se hayan multiplicado, por lo general de 1 a 3 días, se pueden identificar. El médico podría pedir también una prueba de sensibilidad bacteriana, la cual determina qué antibiótico dará mejor.

 

¿Cuál es el tratamiento para las UTI?

El tratamiento para las UTI consiste en antibióticos para destruir las bacterias que causan la infección. El antibiótico que le receten dependerá del tipo de bacteria que esté causando la UTI. Algunos antibióticos no están indicados si usted es alérgico a ellos. Infórmele al proveedor de atención médica si usted es alérgico a algún medicamento.

 

Posiblemente deba tomar antibióticos por unos días o hasta por 7 días o más. La duración del tratamiento depende de algunos factores:

• qué tan grave es la infección

• si le recetaron desde el comienzo el antibiótico adecuado

• si la bacteria es resistente a los antibióticos

• si usted tiene infecciones repetidas

• si usted tiene una anomalía en las vías urinarias que bloquea

  el flujo de orina

• si usted es hombre o mujer; los hombres pueden requerir un tratamiento más prolongado porque las bacterias pueden esconderse en lo profundo del tejido prostático

Al tomar los antibióticos, siga cuidadosamente y al pie de la letra las instrucciones del proveedor de atención médica.

Beber grandes cantidades de líquido y orinar con frecuencia acelera la recuperación. Si es necesario, puede tomar varios medicamentos para aliviar el dolor de una UTI.

Una almohadilla térmica en la espalda o el abdomen también puede ayudar.

 

¿Cómo puedo prevenir que me dé otra UTI?

Además de tomar antibióticos, hacer cambios en sus hábitos diarios y en su estilo de vida podría ayudarlo a prevenir las UTI recurrentes.

 

Alimentación, dieta y nutrición

Beber abundantes líquidos puede ayudar a expulsar las bacterias de su sistema. El agua es lo mejor. La mayoría de las personas deben tratar de tomar entre seis y ocho vasos de 8 onzas al día, pero si tiene insuficiencia renal no puede tomar esa cantidad de líquido. Hable con su proveedor de atención médica sobre cuánto líquido es saludable para usted.

 

Hábitos de micción

Orine con frecuencia y apenas sienta ganas. Las bacterias pueden crecer cuando la orina permanece en la vejiga demasiado tiempo. Orine justo después de tener relaciones sexuales para expulsar las bacterias que puedan haber entrado por la uretra durante el acto sexual. Beber un vaso de agua también le ayudará a expulsar las bacterias del cuerpo.

Después de ir al baño, límpiese siempre de adelante hacia atrás. Este paso es de suma importancia luego de una evacuación intestinal, para evitar que entren bacterias a la uretra.

 

Ropa

Use ropa interior de algodón y prendas holgadas para que el aire pueda mantener seca la zona alrededor de la uretra. Evite la ropa interior de nylon y los pantalones vaqueros (blue jeans, en inglés) muy apretados que atrapan la humedad y ayudan a las bacterias a crecer.

 

Métodos anticonceptivos

En las mujeres, el uso de un diafragma o espermicida como método anticonceptivo puede causar las infecciones de las vías urinarias al aumentar el crecimiento de bacterias. Si usted tiene problemas con las infecciones de las vías urinarias, trate de cambiarse a un nuevo método anticonceptivo. Los condones sin lubricante, o los condones con espermicida aumentan la irritación, lo cual puede favorecer el crecimiento de las bacterias. Considere la posibilidad de cambiarse a condones lubricados que no tengan espermicida o use un lubricante sin espermicida.

© 2016 Clínica Urológica San Lucas,  Producción EnXela.com

Edificio Médico San Lucas

13 Avenida 6-20 zona 3 Ciudad, Segundo Nivel, Clínica 214

Quetzaltenango, Guatemala