Clínica Urológica San Lucas

Citas ☎

(+502) 7763.7933 - 4008.0861

 

 ¿Cuánta agua debes beber cada día?

 

Una simple pregunta, con aparentes respuestas fáciles. Diversos estudios han generado distintas recomendaciones en los últimos años, pero en realidad, tus necesidades de agua dependerán de muchos factores, incluyendo tu salud, tu nivel de actividad y el lugar donde vives. Muchas personas se preguntan si es cierto aquello de que debemos tomar 8 vasos de agua al día para mantenernos hidratados y saludables.

 

Haz una prueba y pregúntale a cualquier persona ¿cuánta agua debe beber al día para estar saludable? Te responderá de forma casi instantánea “8 vasos”. Con gran seguridad darán la misma respuesta. Todo el mundo parece conocer esta máxima de sabiduría popular. Sin embargo, tenemos que preguntarnos si en realidad es lo que necesitamos para mantenernos hidratados y sanos.

 

Desde hace mucho tiempo, se ha estudiado la fisiología humana, en particular la hidratación y el metabolismo humano. En los años 40, la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, recomendó que debiéramos beber un mililitro de líquido por cada caloría que consumíamos. Haciendo los respectivos cálculos, esto equivale a casi 8 vasos de agua para una dieta de 2,000 calorías. La Academia Nacional de Ciencias fue clara en recomendar que esta cantidad de líquidos pudiera provenir también del líquido que contienen los alimentos. Sin embargo, hay que considerar que no todas las personas consumen 2,000 calorías al día.

 

En base a lo anterior, se han realizado varios estudios experimentales en humanos, donde la mayoría ha concluido que los tan sonados “8 vasos de agua” al día, en realidad no tienen repercusiones positivas ni negativas sobre la salud. Por lo menos, no tienen efectos comprobados científicamente. “No hay una evidencia clara de los beneficios de tomar mucha agua”, y “tampoco hay una evidencia de que no tenga beneficios”. Es decir, aún no existen estudios científicos que comprueben ninguna de las dos teorías.

 

Entonces, en resumidas cuentas, con estos hallazgos que parecen contradecirse, ¿cuánta agua debo tomar al día? Para entenderlo bien, primero debemos detenernos a analizar la importancia que representa el agua para nuestro organismo.

 

El agua es el principal componente químico de nuestro cuerpo y representa cerca del 60% del peso corporal. Cada célula y cada sistema de tu organismo depende del agua: ya sea para transportar nutrientes, eliminar toxinas o para mantener hidratados ciertos órganos y tejidos.

Si no tomas agua, sientes sed, que es una manifestación de que tu cuerpo se está deshidratando, es decir, que está perdiendo el agua que necesitas para poder cumplir con todas sus funciones vitales.

Cada día, pierdes agua a través del sudor, de la orina, de la respiración y de las heces fecales. Por eso debes estar reemplazando constantemente el agua que pierdes.

 

Pero ¿Cómo saber cuánta agua necesitas? Como ya se dijo en la entrada del post, eso depende de cada persona: estilo de vida, actividad física y factores ambientales como el clima.

 

En general, los médicos recomendamos entre 8 y 9 vasos. Y para que se den una idea, esta cifra se calculó de la siguiente manera:

 

El promedio de orina de un adulto equivale a 6.3 vasos al día (1.5 litros). A esto se le suma el equivalente a 4 vasos (1 litro) perdidos a través del sudor, la respiración y las heces. Sin embargo, tenemos que considerar que a través de la comida, recuperamos un 20% de los líquidos que necesita el organismo para cumplir sus funciones vitales. Por esta razón, se recomienda obtener el resto de líquido que necesitamos bebiendo 8 vasos de agua.

 

Pero atención aquí, debemos considerar también los siguientes aspectos a la hora de calcular la cantidad de agua que debemos tomar:

 

Ejercicio. Si te ejercitas diariamente debes hidratarte antes, durante y después de la actividad física. Esto suma aproximadamente 3 vasos de agua adicional. Aunque dependiendo del tipo de deporte que practiques podrías requerir más, por ejemplo, si es muy vigoroso o de larga duración.

 

Clima. Si vives en un clima húmedo y caliente, sudas y pierdes más líquidos que alguien que vive en un clima templado y seco. En el invierno, los lugares con calefacción hacen que el cuerpo también pierda su humedad, por lo cual debes tomar más líquidos.

 

Altitud: si vives en una ciudad a más de 2,500 metros (8,500 pies) de altura, necesitas tomar más líquido porque orinarás más. La respiración tiende a ser más rápida y por lo tanto, pierdes más líquidos.

 

Enfermedades. Si tienes diarrea, vómito y fiebre debes mantenerte hidratado. Requieres más líquidos porque los estás perdiendo.

 

Embarazo y lactancia. Se recomienda que las mujeres embarazadas tomen un promedio de 10 vasos de agua (o líquidos como jugos de frutas y verduras) al día. Las que están en etapa de la lactancia, deben beber 13 vasos de líquidos al día.

 

Recuerda que la cantidad de líquidos que necesitas también la puedes obtener no sólo del agua, sino de otros alimentos compuestos de agua como frutas y verduras. Los tomates y la sandía, por ejemplo, están compuestos mayormente de agua.

 

Cada individuo es distinto y sus necesidades varían de acuerdo a sus circunstancias. Hay situaciones médicas en donde la persona puede tener restricciones en la cantidad de líquidos que puede beber, tales como la insuficiencia renal, insuficiencia cardiaca, cirrosis hepática, entre otros y esto también debes considerarlo.

 

 

© 2016 Clínica Urológica San Lucas,  Producción EnXela.com

Edificio Médico San Lucas

13 Avenida 6-20 zona 3 Ciudad, Segundo Nivel, Clínica 214

Quetzaltenango, Guatemala